Obispo de Quiché pide al gobierno priorizar ayuda para los más necesitados

El obispo de Quiché dijo que los recursos de los más desposeídos en Quiché se acabaron, cumplen con la cuarentena; pero no tienen ingresos económicos, señaló que  hay que actuar antes de que la situación se le salga de las manos al gobierno

Rosolino Bianchetti, obispo de Quiché, indicó con preocupación que la situación económica empieza a apretar a los más desposeídos en Quiché, muchas personas viven el día a día en el departamento y ya llevan 15 días sin poder ganar un centavo, están viviendo de la ayuda de vecinos y amigos pero ya es insostenible su situación.

Es lamentable porque si no los mata el coronavirus lo hará el hambre u otra enfermedad que provenga de la mala alimentación, lo que aumenta el riesgo, especialmente en los niños, que ya vivían una desnutrición crónica; en los pequeños mercados muchas personas lo que compran son “hierbitas” para pasar el día sin que nadie los apoye, comentó el obispo.

Compartimos como iglesia las decisiones del presidente Alejandro Giammattei para contener el avance del coronavirus en Guatemala, son necesarias; pero a la par tendrían que haber habido medidas económicas que ayuden a los más pobres. Observamos que se empezó al revés, primero se apoya a  los grandes empresarios y por último los más pobres, van 15 días y no se activa nada.

Bianchetti, explicó que son muchas las personas que se han acercado a la iglesia en Quiché para expresar su preocupación por otro enorme problema que son las remesas que vienen de Estados Unidos. Para nadie es un secreto que son parte importante en la economía de Guatemala; pero con la emergencia declarada en ese país muchos están en sus casas y no han podido salir a trabajar y enviar dinero a sus familias en Quiché lo que poco a poco agravará más la situación.

Ojalá y al gobierno no se le salga de las manos este problema porque el hambre es peligrosa y si los ciudadanos están cumpliendo con las medidas solicitadas por las autoridades el apoyo tiene que ser recíproco.

El Obispo de Quiché pidió a los alcaldes, diputados y el gobernador no aprovecharse de la necesidad de la personas para hacer una figura política, no es el momento de que lo vean como “el salvador del pueblo” entregando comida a cambio de apoyo y peor aún entregarlo solo a sus simpatizantes.

Acaban de tomar posesión del cargo, muchos de ellos se reeligieron, y está dentro de sus atribuciones velar por el bienestar de la población especialmente en estos momentos de crisis donde todos nos tenemos de apoyar, dijo Bianchetti.

Héctor Cordero