LA SITUACIÓN DEL CORONAVIRUS EN REPÚBLICA DOMINICANA

El primer caso de coronavirus en República Dominicana corresponde a un italiano de 62 años que ingresó al país el 22 de febrero de 2020 y fue confirmado por el Ministerio de Salud Pública el 1 de marzo.

El segundo caso positivo se confirmó el 5 de marzo y correspondió a una canadiense de 70 años, que arribó al país el 25 de febrero sin síntomas. Ya para el 9 de marzo sumaban cinco los casos confirmados. El ministro de Salud detalló que se trataba de viajeros que ingresaron a República Dominicana por los aeropuertos Internacional de Las Américas y Punta Cana, entre el 22 de febrero y el 3 de marzo.

El viernes 13 de marzo, el número de casos confirmados ascendieron a 11 personas. Los 6 nuevos casos correspondían a tres dominicanos, una francesa y dos venezolanas. El sábado 14, las autoridades gubernamentales anunciaban que a partir del lunes 16 de marzo quedaban suspendidos todos los vuelos desde y hacia Europa, China e Irán. También se estableció la cuarentena a pasajeros provenientes de países que hayan estado en las dos últimas semanas en algunos de los lugares para los que se ha establecido la suspensión de vuelos. La llegada de cruceros por todos los puertos y costas de la isla también quedó suspendida.

Pero antes de esto, el 16 de marzo, una mujer que había regresado de Italia dio positivo a las pruebas de COVID-19, en la Provincia de San Pedro de Macorís.

El 17 de marzo, el presidente del país anunció una serie de medidas que incluían el cierre de fronteras, la suspensión de actividades educativas y la cancelación de eventos públicos con el fin de detener el contagio del virus. Poco después el Congreso decretó el Estado Emergencia y el 20 de marzo el presidente decretó un toque de queda nocturno luego de que 72 casos habían sido confirmados en el país.

El toque de queda, iniciado el 17 de marzo concluyó el 3 de abril; pero en vista a la situación en que va en aumento el número de infectados y fallecidos, el gobierno dominicano, por recomendación del ministro de Salud, prolongó por 15 días más la medida “quédate en casa” y el toque de queda desde las 5:00 pm hasta las 6:00 am.

El rol de la Iglesia Católica ante el coronavirus en República Dominicana

 En 18 de marzo, la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED) ordena a los sacerdotes celebrar la Eucaristía sin participación del pueblo, a permanecer en sus respectivas parroquias para garantizar el acompañamiento pastoral de sus feligreses. La Santa Eucaristía sea transmitida por los medios de comunicación, (televisión, radio, y redes sociales), para que todos los fieles se sientan acompañados pastoral y espiritualmente. Y exhortó a la ciudadanía a mantener la fe, la oración y la prudencia, y a estar atentos a las informaciones suministradas por los organismos oficiales. La intención de estas medidas es colaborar en la protección de la vida y la salud de la población.

Plan social de la Presidencia

Siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Salud para evitar los contagios se puso al país en cuarentena con la famosa frase “Quédate en casa”, y así evitar los más que se pueda salir a las calles a menos que sea para comprar alimentos, medicina u otros insumos del hogar. Esto ha provocado la reacción de muchos sectores de la población que no tienen las posibilidades económicas para seguir estas medidas preventivas, especialmente las personas que dependen del día a día para sobrevivir.

Para dar respuestas a estas demandas sociales el gobierno ha ejecutado varias medidas, pero hasta ahora no han sido suficientes. Por ejemplo, repartir raciones de alimentos (bolsas con 4 libras de arroz, azúcar, aceite, sardinas, pastas y frijoles) a las familias pobres, dar a estudiantes de primaria raciones alimenticias en sus respectivos centros educativos, las tarjetas solidarias, etc. Hay demasiada demanda y muy pocos recursos. No obstante el pueblo sigue sobreviviendo, la pregunta es: ¿hasta cuándo?

Hasta ahora el país ha hecho un gran esfuerzo por seguir el protocolo sanitario, pero lamentablemente donde vivo, en los Bateyes, la situación de pobreza es general y aquí la gente pasa hambre. De 17 Bateyes que pertenecen a la Parroquia San Martin de Porres he recibido del gobierno, en dos ocasiones, 245 raciones de alimentos. ¿Cómo repartir esas raciones entre 3,500 familias aproximadamente?  Ayudado por las hermanas religiosas y algunos pastores hemos levantado un censo de las familias más pobres para que puedan algo para cocinar.

Y, ¿permanecer en casa? Eso sólo es para los que pueden compras sus alimentos y guardarlos en la despensa y tienen un techo digno; porque aquí en Los Bateyes es muy difícil permanecer dentro de casa, porque la mayoría de la población vive en casuchas o hacinados. “permanecer en casa” y “lavarse las manos frecuentemente”, son como voces que gritan en el desierto, porque la gente de lo bateyes ni siquiera agua tienen ya que es muy escasa, sobreviven día a día y a mediodía se les ve juntos bajo la sombra de un árbol. Confiamos y rezamos a la Divina Providencia para que ese virus se mantenga lo más alejado posible de los bateyes, porque si llega a contagiar a uno todos estaríamos en peligro.

QUITERIO GALVÁ LAMARCHE