Blog

Uncategorized

Hoy destacamos… la figura del padre Stanley Rother

Fr_Rother_Credit_Fr_David_Monahan_Courtesy_of_the_Archdiocese_of_Oklahoma_City_Archives_CNA_2_16_16

Misionero estadounidense, asesinado por un escuadrón de la muerte en Guatemala en 1981, por su trabajo de evangelización y promoción en favor de los más pobres. Fue beatificado como mártir el sábado 23 de septiembre de 2017 en Oklahoma City, Estados Unidos de América.

El Padre Stanley Rother nació el 27 de marzo de 1935 en un pequeño pueblo llamado Okarche, ubicado en el estado de Oklahoma (Estados Unidos). Fue ordenado sacerdote el 25 de mayo de 1963.

En 1968, llegó a Santiago Atitlán, donde comenzó su misión entre el pueblo Tzutuhil. Cuando los otros sacerdotes abandonaron el lugar, la labor pastoral se hizo una carga bastante pesada. Celebraba más de mil bautizos al año y cerca de 3,000 comuniones semanales. Además de sus deberes pastorales, tradujo el Nuevo Testamento al idioma Tzutuhil y comenzó la celebración regular de la Misa en esa misma lengua.

Pero el P. Stanley se dio cuenta de que como sacerdote no sólo estaba llamado a celebrar la Misa, sino también a ayudar en el trabajo cotidiano de los campesinos. Compró una finca para una cooperativa, construyó un granero, una escuela, un hospital y montó la primera estación de radio, cuya señal llegaba hasta los pueblos más remotos.

A partir de finales de los años 1970, el P. Rother se dedicó también a la lucha contra las injusticias cometidas contra los indígenas, con lo que se ganó enemistades, contra él y contra sus colaboradores.

Entre los años 1980 y 1981, el Padre Stanley veía como sus feligreses y sus colaboradores eran secuestrados o asesinados. Incluso su nombre estaba en la lista negra. Sin embargo, nada de esto lo amedrentó. Se mantuvo firme y se convirtió en el apoyo de su pueblo.

El 28 de julio de 1981, fue asesinado en la casa parroquial por un escuadrón de la muerte. A la 1:30 a.m. entraron tres hombres que habían venido a secuestrarlo. Él se resistió. Luchó durante 15 minutos hasta que le dispararon dos veces.

Él sabía que lo tenían en la lista para asesinarlo, pero su deseo de estar en Santiago Atitlán era más fuerte que las mismas amenazas. Con él a su lado, el pueblo se sentía también fortalecido. Como un verdadero apóstol de Jesucristo se mantuvo al lado de los que amaba; regó con su sangre la tierra bendita de los maya tzutuhiles.

El cuerpo del P. Rother fue trasladado a Okarche, Oklahoma, donde está enterrado. Pero, a petición de la población Tzutuhil, su corazón fue enviado a Santiago Atitlán y se mantiene bajo el altar de la iglesia donde ejerció su ministerio sacerdotal.

blog, featured

Hoy destacamos la figura de …. San Oscar Arnulfo Romero

MONSEÑOR ROMERO: PROFETA Y MÁRTIR DE AMÉRICA

 

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, conocido como monseñor Romero, nació en Ciudad Barrios, Departamento de San Miguel, República de El Salvador, el 15 de agosto de 1917. Su padre era telegrafista y su madre ama de casa. Al terminar sus estudios básicos se dedicó al aprendizaje de la carpintería. A los trece años de edad ingresó al seminario menor de San Miguel y luego al seminario mayor San José de la Montaña de San Salvador. En 1937 fue enviado a Roma para completar su formación sacerdotal.

 

Fue ordenado sacerdote a la edad de 25 años en Roma el 4 de abril de 1942. Era un sacerdote sumamente caritativo y entregado. No aceptaba obsequios que no necesitara para su vida personal. Ejemplo de ello fue la cómoda cama que un grupo de señoras le regaló en una ocasión, la cual regaló y continuó ocupando la sencilla cama que tenía.

 

El 25 de abril de 1970 fue ordenado Obispo Auxiliar de San Salvador. El 15 de octubre de 1974 fue nombrado obispo titular de la Diócesis de Santiago de María. En junio de 1975 se produjo en esta diócesis la masacre de “Las Tres Calles”, donde un grupo de campesinos que regresaban de un acto litúrgico fue asesinado sin compasión alguna, incluyendo a niños inocentes.

 

El informe oficial hablaba de supuestos subversivos que estaban armados; pero las “armas” no eran más que las biblias que los campesinos portaban bajos sus brazos. En ese momento, los sacerdotes de la diócesis pidieron a monseñor Romero que hiciera una denuncia pública y acusara a los militares del hecho.

 

En aquel momento monseñor Romero no comprendía todavía que detrás de las autoridades civiles y militares, que detrás del mismo Presidente de la República, que era su amigo personal, había una estructura de terror, que eliminaba a todos los que consideraban que atentaban contra los intereses de los sectores pudientes de la nación. Monseñor Romero creía ilusamente en el gobierno. Pero poco a poco comenzó a enfrentarse a la dura realidad de la injusticia.

 

En medio de ese ambiente de injusticia, violencia y terror, monseñor Romero fue nombrado Arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977.  El 12 de marzo de 1977 fue asesinado del padre Rutilio Grande, en la ciudad de Aguilares junto a dos campesinos. Rutilio era un sacerdote comprometido con la fe de su pueblo y buen amigo de monseñor Romero. Su muerte le dolió mucho. Luego del asesinato del padre Rutilio, fueron asesinados otros sacerdotes y varios laicos comprometidos de la Arquidiócesis.

 

Ante esta situación, monseñor Romero reaccionó convirtiéndose en un protector de la dignidad humana, sobre todo de los más desposeídos; esto lo llevó a emprender una denuncia permanente contra la violencia, y a convertirse en la “voz de los sin voz” y en “el pastor del rebaño que Dios le había confiado” mediante su férrea defensa de los derechos de los pobres y los marginados.

 

En sus homilías dominicales denunciaba las violaciones de los derechos humanos y manifestaba en público su solidaridad hacia las víctimas de la violencia. Desde el púlpito iluminaba a la luz del Evangelio los acontecimientos del país y ofrecía rayos de esperanza para cambiar la estructura de terror que reinaba en el país.

 

A raíz de su actitud de denuncia, monseñor Romero comenzó a sufrir una fuerte campaña en su contra. Cotidianamente eran publicados en los periódicos editoriales, campos pagados, anónimos, etc., donde se le insultaba, se le calumniaba, y se amenazaba su integridad física.

 

El día 9 de marzo de 1980, en la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús se encontró un portafolios de color negro colocado debajo del Altar Mayor. Se trataba de una bomba con una cantidad del explosivo de 72 candelas de dinamita comercial. Esa a bomba se accionaría en el momento que Monseñor Oscar Arnulfo Romero oficiaría una misa.

 

El día 23 de marzo de 1980,  Domingo de Ramos, un día antes de su muerte, Monseñor Romero pronunció en la catedral una valiente homilía dirigida al Ejército y la Policía, en la que hizo un enérgico llamamiento al ejército salvadoreño.

 

“Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles… Hermanos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: “No matar”. Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión”.

 

El 24 de marzo de 1980 monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez fue asesinado de un certero disparo, aproximadamente a las 6:25 p.m. mientras oficiaba la Eucaristía en la Capilla del Hospital La Divina Providencia. Un disparo hecho por un francotirador desde un auto con capota de color rojo, impactó en su corazón momentos antes de la Sagrada Consagración. Tenía 62 años.

 

Monseñor Romero tenía un pequeño y sencillo apartamento donde residía. Aquel refugio, ahora convertido en un pequeño museo, está en la parte de atrás de la capilla del Hospital de la Divina Providencia, dedicado a atender a pacientes con cáncer de bajos recursos.

 

En esa habitación de apenas cuatro metros de ancho por unos seis de largo, llegaba a reflexionar, a escribir y a descansar el Arzobispo Oscar Arnulfo Romero, después de sus faenas diarias. Hoy el lugar guarda los tesoros que dejó el obispo mártir: sus túnicas, documentos, grabaciones, su vehículo y sus libros. En el lugar funciona el “Centro Histórico Monseñor Romero”

 

Sus restos mortales descansan en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador, justo debajo del altar mayor del templo y dentro de un mausoleo que ostenta su nombre. El monumento fúnebre es una estructura de bronce que representa al cuerpo de Romero rodeado de cuatro ángeles que simbolizan los cuatro evangelios. Fue donado por la Comunidad de Sant’Egidio.

 

El 24 de marzo de 1990 se dio inicio a la causa de canonización de monseñor Romero. En 1994 recibió el título de Siervo de Dios. El 3 de febrero de 2015 fue reconocido como mártir «por odio a la fe» por parte de la Iglesia católica, al ser aprobado por el papa Francisco el decreto de martirio correspondiente y promulgado por la Congregación para las Causas de los Santos.. El 23 de mayo de 2015 fue beatificado en la plaza Salvador del Mundo de San Salvador. Según estimaciones de medios católicos, participaron en la celebración unas 300,000 personas de 57 países. e trata del primer salvadoreño en ser elevado a los altares y el primer arzobispo mártir de América.

 

El 7 de marzo de 2018, el Papa Francisco autorizó la canonización de Mons. Romero. El 19 de mayo de 2018, el Papa Francisco anunció que será canonizado el día 14 de octubre de 2018 en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano.​

blog, featured

Hoy destacamos la figura de ….San Oscar Arnulfo Romero

MONSEÑOR ROMERO: PROFETA Y MÁRTIR DE AMÉRICA

 

Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, conocido como monseñor Romero, nació en Ciudad Barrios, Departamento de San Miguel, República de El Salvador, el 15 de agosto de 1917. Su padre era telegrafista y su madre ama de casa. Al terminar sus estudios básicos se dedicó al aprendizaje de la carpintería. A los trece años de edad ingresó al seminario menor de San Miguel y luego al seminario mayor San José de la Montaña de San Salvador. En 1937 fue enviado a Roma para completar su formación sacerdotal.

 

Fue ordenado sacerdote a la edad de 25 años en Roma el 4 de abril de 1942. Era un sacerdote sumamente caritativo y entregado. No aceptaba obsequios que no necesitara para su vida personal. Ejemplo de ello fue la cómoda cama que un grupo de señoras le regaló en una ocasión, la cual regaló y continuó ocupando la sencilla cama que tenía.

 

El 25 de abril de 1970 fue ordenado Obispo Auxiliar de San Salvador. El 15 de octubre de 1974 fue nombrado obispo titular de la Diócesis de Santiago de María. En junio de 1975 se produjo en esta diócesis la masacre de “Las Tres Calles”, donde un grupo de campesinos que regresaban de un acto litúrgico fue asesinado sin compasión alguna, incluyendo a niños inocentes.

 

El informe oficial hablaba de supuestos subversivos que estaban armados; pero las “armas” no eran más que las biblias que los campesinos portaban bajos sus brazos. En ese momento, los sacerdotes de la diócesis pidieron a monseñor Romero que hiciera una denuncia pública y acusara a los militares del hecho.

 

En aquel momento monseñor Romero no comprendía todavía que detrás de las autoridades civiles y militares, que detrás del mismo Presidente de la República, que era su amigo personal, había una estructura de terror, que eliminaba a todos los que consideraban que atentaban contra los intereses de los sectores pudientes de la nación. Monseñor Romero creía ilusamente en el gobierno. Pero poco a poco comenzó a enfrentarse a la dura realidad de la injusticia.

 

En medio de ese ambiente de injusticia, violencia y terror, monseñor Romero fue nombrado Arzobispo de San Salvador el 3 de febrero de 1977.  El 12 de marzo de 1977 fue asesinado del padre Rutilio Grande, en la ciudad de Aguilares junto a dos campesinos. Rutilio era un sacerdote comprometido con la fe de su pueblo y buen amigo de monseñor Romero. Su muerte le dolió mucho. Luego del asesinato del padre Rutilio, fueron asesinados otros sacerdotes y varios laicos comprometidos de la Arquidiócesis.

 

Ante esta situación, monseñor Romero reaccionó convirtiéndose en un protector de la dignidad humana, sobre todo de los más desposeídos; esto lo llevó a emprender una denuncia permanente contra la violencia, y a convertirse en la “voz de los sin voz” y en “el pastor del rebaño que Dios le había confiado” mediante su férrea defensa de los derechos de los pobres y los marginados.

 

En sus homilías dominicales denunciaba las violaciones de los derechos humanos y manifestaba en público su solidaridad hacia las víctimas de la violencia. Desde el púlpito iluminaba a la luz del Evangelio los acontecimientos del país y ofrecía rayos de esperanza para cambiar la estructura de terror que reinaba en el país.

 

A raíz de su actitud de denuncia, monseñor Romero comenzó a sufrir una fuerte campaña en su contra. Cotidianamente eran publicados en los periódicos editoriales, campos pagados, anónimos, etc., donde se le insultaba, se le calumniaba, y se amenazaba su integridad física.

 

El día 9 de marzo de 1980, en la Basílica del Sagrado Corazón de Jesús se encontró un portafolios de color negro colocado debajo del Altar Mayor. Se trataba de una bomba con una cantidad del explosivo de 72 candelas de dinamita comercial. Esa a bomba se accionaría en el momento que Monseñor Oscar Arnulfo Romero oficiaría una misa.

 

El día 23 de marzo de 1980,  Domingo de Ramos, un día antes de su muerte, Monseñor Romero pronunció en la catedral una valiente homilía dirigida al Ejército y la Policía, en la que hizo un enérgico llamamiento al ejército salvadoreño.

 

“Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles… Hermanos, son de nuestro mismo pueblo. Matan a sus mismos hermanos campesinos. Y ante una orden de matar que dé un hombre, debe prevalecer la ley de Dios que dice: “No matar”. Ningún soldado está obligado a obedecer una orden contra la Ley de Dios. Una ley inmoral, nadie tiene que cumplirla. Ya es tiempo de que recuperen su conciencia, y que obedezcan antes a su conciencia que a la orden del pecado. La Iglesia, defensora de los derechos de Dios, de la Ley de Dios, de la dignidad humana, de la persona, no puede quedarse callada ante tanta abominación. Queremos que el gobierno tome en serio que de nada sirven las reformas si van teñidas con tanta sangre. En nombre de Dios pues, y en nombre de este sufrido pueblo, cuyos lamentos suben hasta el cielo cada día más tumultuosos, les suplico, les ruego, les ordeno en nombre de Dios: Cese la represión”.

 

El 24 de marzo de 1980 monseñor Oscar Arnulfo Romero Galdámez fue asesinado de un certero disparo, aproximadamente a las 6:25 p.m. mientras oficiaba la Eucaristía en la Capilla del Hospital La Divina Providencia. Un disparo hecho por un francotirador desde un auto con capota de color rojo, impactó en su corazón momentos antes de la Sagrada Consagración. Tenía 62 años.

 

Monseñor Romero tenía un pequeño y sencillo apartamento donde residía. Aquel refugio, ahora convertido en un pequeño museo, está en la parte de atrás de la capilla del Hospital de la Divina Providencia, dedicado a atender a pacientes con cáncer de bajos recursos.

 

En esa habitación de apenas cuatro metros de ancho por unos seis de largo, llegaba a reflexionar, a escribir y a descansar el Arzobispo Oscar Arnulfo Romero, después de sus faenas diarias. Hoy el lugar guarda los tesoros que dejó el obispo mártir: sus túnicas, documentos, grabaciones, su vehículo y sus libros. En el lugar funciona el “Centro Histórico Monseñor Romero”

 

Sus restos mortales descansan en la cripta de la Catedral Metropolitana de San Salvador, justo debajo del altar mayor del templo y dentro de un mausoleo que ostenta su nombre. El monumento fúnebre es una estructura de bronce que representa al cuerpo de Romero rodeado de cuatro ángeles que simbolizan los cuatro evangelios. Fue donado por la Comunidad de Sant’Egidio.

 

El 24 de marzo de 1990 se dio inicio a la causa de canonización de monseñor Romero. En 1994 recibió el título de Siervo de Dios. El 3 de febrero de 2015 fue reconocido como mártir «por odio a la fe» por parte de la Iglesia católica, al ser aprobado por el papa Francisco el decreto de martirio correspondiente y promulgado por la Congregación para las Causas de los Santos.. El 23 de mayo de 2015 fue beatificado en la plaza Salvador del Mundo de San Salvador. Según estimaciones de medios católicos, participaron en la celebración unas 300,000 personas de 57 países. e trata del primer salvadoreño en ser elevado a los altares y el primer arzobispo mártir de América.

 

El 7 de marzo de 2018, el Papa Francisco autorizó la canonización de Mons. Romero. El 19 de mayo de 2018, el Papa Francisco anunció que será canonizado el día 14 de octubre de 2018 en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano.​

Últimas noticias

BRASIL : LOS TERRIBLES 10 DIAS DE HUELGA

Es 21 de mayo. Los conductores de camiones y furgones anuncian la huelga. Ellos cruzan sus brazos. Los camiones y furgones simplemente se estacionan a lo largo de las principales carreteras nacionales y provinciales. No obstruyen el tráfico. Sin embargo, las mercaderías, las medicinas, los combustibles, los productos de primera necesidad tales como el gas para cocinar, productos agroindustriales, raciones agrícolas, etc. han dejado de circular. Motivo: el precio exorbitante del Diesel debido a los impuestos establecidos por el gobierno sobre la comercialización de los combustibles.

Pasaron uno, dos, tres, cuatro días sin negociaciones entre el gobierno y los huelguistas. Inicialmente, las autoridades parecían no darle importancia a las reivindicaciones de los huelguistas que consistían en reducir el precio del diésel, la institución por parte del Gobierno de la Política de Precio Mínimo para el Transporte por Carretera de bienes y mercancías a hacerse público dos veces al año. , la concesión del 30% del transporte de todo lo que produce la Compañía Nacional de Abastecimiento (CONAB), la supresión de los llamados impuestos Confins / Cide e ICMS, el fin de los peajes para los remolques vacíos, entre otros. Y todo esto debería ser publicado en el Diário Oficial da União, periódico de los actos oficiales del gobierno.

Lo que se consideraba un movimiento sin importancia creció rápidamente hasta el punto de paralizar a todo el país y lo privó de la distribución de los bienes necesarios. Como consecuencia inmediata se dio un aumento en el precio de algunos productos alimenticios: una fruta de papaya paso a valer 2.70 dólares, un saco de papas pasó de 21. 00 dólares a 80.00 dólares). En algunas áreas remotas, la gasolina alcanzó 2.70 dólares por litro. El stock de medicinas se vio drásticamente reducido en los hospitales. Las escuelas cerraron y los servicios públicos anunciaron días hábiles opcionales frente a esta situación de emergencia.

En la calle, era sálvese el que pueda. Las familias corrían en los supermercados para abastecerse. En las gasolineras, era la misma locura. Los grandes centros comerciales sufrieron por la penuria de las mercancías, mientras que el interior del país no sabía cómo vender sus productos. Frente al precio desproporcionado entre la oferta y la demanda, los precios de todos los artículos se dispararon. Además, donde había concentración de los huelguistas, la población acudía a ayudarles con lo necesario.

El gobierno, mientras tanto, antes de que este impase en la vida social y pública comenzó con la amenaza. Luego, una negociación le dio la razón a los camioneros. Ellos fueron tomados en cuenta en sus reivindicaciones. Mientras tanto, la militarización del país se convirtió en moneda corriente en el gobierno actual. A los conductores se unieron otros grupos de descontentos con la forma de conducir los asuntos públicos. La Policía Militar, Vial, Federal y del Ejército entraron en acción para dispersarlas manifestaciones y restablecer el orden. Los camiones finalmente pudieron llegar a sus destinos gracias al ojo permanente y a la escolta de la policía y del ejército a lo largo de todo el viaje.

Consecuencias: en diez días, el balance de la huelga es pesado. Todos los sectores de la producción de bienes y servicios fueron duramente golpeados: las granjas perdieron ganado, ovejas y aves de corral por falta de concentrados, los vuelos fueron cancelados por falta de suministro de kerosene, 19 universidades públicas y privadas cerraron sus puertas, el sector del comercio y servicio, a medida que las industrias, toda tendencia mezclada, se ralentizaron o simplemente concedieron feriado colectivo… En total, se estiman las perdidas en más de 20 millones de dólares. Sin mencionar las intervenciones canceladas. Como cualquier movimiento, desafortunadamente esta huelga terminó con una pérdida de vidas humanas y muchas otras violencias cometidas por los huelguistas contra aquellos que trataron de desviar al movimiento o contra los infiltrados.

El domingo 27 de mayo, el gobierno hizo público las decisiones que desentramparon la huelga, debido a las concesiones hechas a los camioneros. Poco a poco, la vida retomo su cauce. Esperamos que todo vuelva a la normalidad. ¿Pero por cuánto tiempo? Siempre y cuando los otros sectores sociales, insatisfechos, no crucen los brazos. Ya que todavía hay algunas amenazas flotando en el aire … como la de los petroleros. Acabamos de enterarnos de que el Presidente de Petrobras ha renunciado este viernes 1 de junio por la mañana. Esto provocó que las acciones de Petrobras cayeran del 15% al 20% en la bolsa de valores, según las fuentes.

(Justin Munduala)

Últimas noticias, featured

MARCHA VERDE: DESPERTAR DEL PUEBLO DOMINICANO

MARCHA VERDE 6Estamos a punto de concluir el año 2017 y para el pueblo Dominicano ha sido un año muy especial en la expresión de su sentir frente a la corrupción y a la impunidad. Hace precisamente un año cuando estalló el caso Odebrecht, el 21 de diciembre de 2016 en Estados Unidos, con la confesión de la entrega de más de US$92 millones en sobornos a las autoridades políticas dominicanas para obtener licitación de las obras de infraestructuras del Estado Dominicano.

Con el escándalo de ODEBRECHT se abrió una puerta para hablar de los problemas que nos afectan. Un dato muy curioso es que las encuestas, antes de la últimas elecciones de 2016, mostraban que la gente NO SE PREOCUPABA por la corrupción. Sólo un 7-8 % se preocupaba de ella. Un año después las encuestas hablaban de un 98% que se preocupaba por la criminalidad y la situación actual del país.

El 2 de enero del 2017 se realizó la primera reunión preparatoria de una gran marcha ciudadana por el fin de la impunidad. Desde el inicio el proceso estuvo coordinado por una amplia y diversa articulación de actores de todos los ámbitos de la sociedad. Activistas sociales, comunicadores, ciudadanos independientes, agrupaciones campesinas, gremialistas, organizaciones sin fines de lucro, iglesias, religiosos.as, entre otros se pusieron de acuerdo para avanzar hacia la Marcha del 22 de enero.

Para esta primera marcha se pensaba contar con unas 7,000 personas. Tal vez pudiera llegar a 15,000. Pero se llegó a unas 100,000 personas, o más. La convocación fue una puerta: por allí entraron los restos de lo que fueron las organizaciones sociales y los que querían acabar con la corrupción.

Nació un nuevo concepto a partir de la Marcha Verde: LA IMPUNIDAD. Eso llevó a mucha gente a unirse a la marcha. No importa de qué partido político, ni de qué iglesia fueran. Todos querían acabar con la impunidad, se movilizaron. No se participó con banderas políticas, pero todos estaban de acuerdo de que el DOLOR SOCIAL DEL PUEBLO hay que reducirlo. Fue el pueblo que le dio a la marcha el nombre de MARCHA VERDE.

En los últimos ocho meses se descentraliza la lucha y se priorizan actividades que movilizan a la ciudadanía y la colocan en el centro de la gestión del proceso: Libro Verde, Llama Verde, marchas provinciales, marchas regionales, Barrio Verde, Conversatorios, Foro Verde, entre otras. De esta forma ciudadanos y ciudadanas de todo el país encabezan las más importantes movilizaciones del siglo en sus respectivos territorios.

MARCHA VERDE 5IMPACTO DE LA MARCHA VERDE EN EL ESCENARIO POLÍTICO DOMINICANO                                                                                                                                                                                    Después de nueve meses de incidencia en todo el territorio nacional y en el exterior la Marcha Verde ha provocado un cambio de contexto en el escenario político de República Dominicana, y de manera especial en las condiciones subjetivas. El movimiento abrió la ventana de la esperanza de alcanzar verdaderos cambios en la forma de administrar los recursos públicos y aplicar Justicia, además de que colocó en el centro del debate público la posibilidad cercana de que el PLD pueda ser desplazado del poder.

De manera específica, la exigencia del fin de la impunidad ha ocupado la primacía en la agenda publicada durante más de ocho meses consecutivos, desplazando de espacios importantes al mismo presidente de la República y a los partidos tradicionales.

En el caso de las redes sociales, la Marcha Verde ha mantenido una preponderancia indiscutible, superando todos los esfuerzos del oficialismo y sus estrategias robotizadas. Todas las mediciones indican que la Marcha Verde es el más importante fenómeno de redes de los últimos años en República Dominicana.

El movimiento se ha convertido en escenario para la activación política y el ejercicio de derecho de cientos de miles de ciudadanos y ciudadanas que nunca antes se habían movilizado por una causa o habían perdido todo tipo de esperanza en el cambio.

Marcha Verde ha promovido y dado valor a nuevas formas de hacer y vivir la política, destacando la participación de jóvenes y mujeres en los espacios de vocería y dirección. También el uso de las asambleas como espacios deliberativos ha hecho sintonía con los sectores poblacionales que aspiran a cambios en la cultura política dominicana. Estos aportes han ampliado el imaginario y el horizonte de lo político con expresiones concretas.

La exigencia del fin de la impunidad ha golpeado y reducido la hegemonía del PLD y su Gobierno, generando un ambiente de cuestionamientos que se levantan y repiten en todos los rincones del país y en el exterior. De manera transversal, la existencia de Marcha Verde cuestiona y reduce la legitimidad a todo el sistema de partidos y abre espacio para la discusión de transformaciones estructurales y el relevo del liderazgo político actual.

MARCHA VERDE 1La Marcha Verde está permitiendo el surgimiento de nuevos liderazgos, de nuevos interlocutores políticos con proyección nacional y local. Los verdes de cada provincia y municipio portan una bandera de esperanza con alta credibilidad y poder de convocatoria.

Finalmente podemos afirmar que a la fecha Marcha Verde ha acumulado un capital político importante, capaz de incidir en las transformaciones políticas e institucionales que se necesitan para garantizar el Fin de la Impunidad.

LOS OBJETIVOS DE LA MARCHA VERDE

Los objetivos de la Marcha Verde son:
a) Atacar y poner fin a la impunidad.
b) Generar esperanza, promover el cambio y motivar a toda la población
c) Resolver el vacío de las organizaciones sociales.
d) Mostrar que desde la Marcha Verde es posible resolver los problemas.
e) No permitir que el Movimiento sea derrotado.
f) No resolver los problemas con violencia.
g) Marcha Verde es un Movimiento Social que no tiene un liderazgo individual (no hay jefecitos).
h) La Marcha Verde nunca tiene que convertirse en un partido político.

MARCHA VERDE 2En la Marcha Verde el ciudadano se convierte en el centro del movimiento, en el protagonista de una historia en el que por primera vez los ciudadanos serán vencedores y pondrán “fin al régimen de corrupción e impunidad que nos oprime”.

Como tarea de la Marcha Verde convoca a los sectores organizados a construir juntos en Foros Verdes las propuestas de transformaciones institucionales y políticas que garanticen el Fin de la Impunidad a través del Programa Verde. En los Foros Verdes cada organización puede presentar 5 ejemplos de cómo le afectan la corrupción y la impunidad; 10 propuestas para el cambio; y 5 acciones-compromisos que respaldaría para garantizar ejecución del Programa Verde.

En los Foros Verdes también se presentarán las propuestas de los ciudadanos participantes de las asambleas municipales de cada región. Toda la ciudadanía puede participar de la construcción del Programa Verde como una auténtica y poderosa herramienta democrática por el Fin de la Impunidad.

Últimas noticias

Hoy destacamos….el mensaje de Itabira

SAMSUNG CSC
SAMSUNG CSC

A LOS COMPAÑEROS CICM DE PARTE DE LA COMISION JPIC-LAC
Itabira, Brasil, 28-30 noviembre 2017

Nosotros, miembros de la Comisión Provincial de Justicia y Paz e Integridad de la Creación, (JPIC), de la Provincia CICM-LAC, reunidos en Itabira – Minas Gerais, Brasil, del 28 al 30 de noviembre del 2017, debutamos nuestro encuentro dedicándolo a la memoria de nuestro compañero Léon Delanoy, Cicm, quien paso su vida misionera en República Dominicana, consagrado al servicio de la Justicia y la Paz en la Conferencia de Religiosos y Religiosas de la RD, CONDOR, y que nos dejó el 04/05/ 2017. Paz a su alma.

Comenzamos la reunión con el análisis de la Provincia en lo que concierne la JPIC y los derechos humanos de cada entidad.

Brasil describió la situación que prevalece actualmente, después de un análisis crítico de lo que condujo al « impeachment de la presidenta Dilma Roussef. La situación política en Brasil es tan compleja que deja a la población perpleja. La corrupción llamada « Lava Jato », la injusicia y la impunidad, la violencia, el tráfico de drogas y e influencias, etc. son plagas que devoran la política y la sociedad de hoy. Sin embargo, el Ministerio Publico y la Policía Federal persiguen a los corruptos, a pesar de la parcialidad de la Corte Suprema de Justicia.

La República Dominicana, en cuanto a ella, resalto los desafíos de la inmigración, principalmente de haitianos y venezolanos, y los problemas ligados al desarrollo. Además, el caso de la corrupción de la empresa brasileña Odebrecht ha afectado la política y el mundo de los negocios en RD (92 millones de dólares desviados de los contratos para obras públicas). Esto ha despertado la conciencia de la población, anteriormente indiferente ante la corrupción, y ha respondido a la « Marcha Verde », iniciativa de los movimientos de la sociedad civil para luchar contra la corrupción.

En Guatemala, el modelo económico actual que controla la fuerza de trabajo y priva a la población de los bienes económicos aumenta la pobreza. Al mismo tiempo, la reducción del presupuesto nacional hace que el Estado sea incapaz de hacerle frente a las necesidades crecientes de la población. Por otro lado, se ha visto como la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y el Ministerio Publico están tratando de combatir la corrupción y la impunidad que han dominado la vida pública del país. Guatemala es también hoy en día la ruta de la migración para aquellos que buscan llegar a los Estados Unidos por México, lo cual es un verdadero desafío que requiere una respuesta de parte de los compañeros.

Por último, Haití expuso la situación después de las elecciones del nuevo presidente Joven el Moise. No hubo una tasa elevada de participación en las elecciones lo cual ilustra desde ya la grave crisis por la que atraviesa el país. El actual presidente representa sobre todo los intereses de la burguesía. La oposición está dividida y no presenta alternativas para el país. La población se ha vuelto indiferente ante esta situación y no llega a manifestarse a causa de la politización extrema de las posiciones. La emigración de jóvenes hacia Chile y Brasil es inquietante. Sin embargo, una cierta toma de conciencia se abre camino como lo muestra la oposición popular al presupuesto del Estado y a la corrupción. La sociedad civil puede jugar un papel importante en el futuro.

Estos intercambios sobre las diversas situaciones, en lugar de desanimarnos, nos han estimulado y han reanimado nuestra esperanza, porque ellos nos hacen ver que no todo está perdido.

Constatamos, en efecto, que hay iniciativas que se realizan para hacerle frente a estos desafíos. Enumeramos algunas de ellas : pequeñas iniciativas a nivel de la sociedad civil, iniciativas inspiradas en la economía solidaria, la agricultura ecológica y familiar, la acogida y el cuidado que se brinda a los migrantes, el apoyo de la Iglesia Católica, en ciertos países, a las reivindicaciones populares, etc.

¿Y qué del compromiso CICM frente a estos desafíos? ¿Cuáles son nuestras respuestas? Ciertamente, las respuestas varían según cada entidad.

Frente a los hechos constatados, nosotros hemos observado que el compromiso de los compañeros se realiza de manera personal (sea colaborando con instancias de la Conferencia Episcopal, sea con aquellas de Religiosos y Religiosa), los compañeros llegan a compartir más fácilmente entre ellos sobre su compromiso en JPIC en RD; en general, el trabajo JPIC se hace según las sensibilidades personales. Durante nuestros intercambios, una pregunta llamo nuestra atención y suscito en nosotros una interpelación: ¿Cómo evaluar nuestra práctica de la justicia de cara al personal que nos presta un servicio en nuestras casas, nuestras parroquias y nuestras escuelas?

La reunión reflexiono igualmente sobre el proceso de preparación del ultimo Capitulo General de nuestra Congregación: las Asambleas Provincial y Regional, y sobre lo que el mismo 15º Capitulo General reflexiono sobre JPIC dentro de la misión. En la Asamblea Provincial, las reflexiones nos fueron llevando a comprometernos con los migrantes y refugiados, y en la preparación de los compañeros para responder a este desafío. El Capitulo General hizo una declaración sobra la « Laudato Si ». Este documento nos interpela sobre la necesidad de la « conversión ecológica » y a tener un enfoque ecológico integral en nuestra vida. Por tanto, depende de cada compañero y entidad ver cómo profundizar el estudio de este documento, así como el compromiso en el campo de la ecología relacionada con la justicia social.

Al final, muchos documentos fueron actualizados: el plan estratégico de JPIC-LAC, la lista de fechas importantes a celebrar a lo largo del año y los recursos para la formación permanente en el campo de Justicia, Paz e Integridad de la Creación. Una página web JPIC-LAC estará pronto a la disposición de todos.
La Comisión JPIC-LAC ha finalmente subrayado la necesidad y la importancia de los temas relacionados a JPIC en nuestro compromiso misionero. Ello exige un buen análisis permanente de la coyuntura para conocer y evaluar correctamente la realidad en cada uno de nuestros países de misión.

Nosotros les agradecemos su compromiso en el campo de JPIC y su dedicación al servicio de la Misión confiada a CICM. Les deseamos un fructuoso tiempo de Navidad y un Ano Nuevo 2018 lleno de gracia y de bendición del Señor.

Itabira, Minas Gerais, en la fiesta de San Andrés, Apóstol y Mártir, 2017.

 

JAN HANSSENS FELIPE BANEGAS
JPIC – HA, COORDINATOR JPIC – GUAMEX

 

QUITERIO GALVÁ LAMARCHE JUSTIN MUNDUALA TCHIWALA
JPIC – RD JPIC – BRA